fbpx Saltar al contenido

Receta de Morcilla oriental

Morcilla-oriental

La morcilla es un embutido elaborado con la sangre cocida generalmente del cerdo, aunque también es utilizada la res, donde se usan los intestinos gruesos del animal como recipiente y se rellena con un sofrito compuesto por ají dulce, cebolla, pimentón, ajo, orégano, sal y azúcar. Ese dulzor particular es lo que marca la diferencia entre la morcilla que se hace a nivel nacional, así como el picante que muchas veces se le añade.

Preparación: 1 hora
Cocción: 20 minutos
Cantidad: 1.8 kg
Dificultad: Muy Alta

Ingredientes para la receta de Morcilla oriental:

Sofrito:

  • Sangre de cerdo
  • 1 chucharada de sal
  • ¼ de panela de papelón
  • 10 Ajíes dulces
  • 2 Cebollas grandes
  • 2 pimentones
  • 1 cabeza de Ajo
  • Orégano, Sal y azúcar al gusto
¿Disfrutas de esta Receta?
Recibe en tu correo nuestras DELICIOSAS ediciones especiales 😋

Preparación de la receta de Morcilla oriental:

  1. Lavar la tripa del animal cortando en secciones, pues el intestino aproximadamente puede medir 1,82 m.
  2. Colocar una manguera en la parte superior de la tripa, dejando correr agua fría a través de esta y sosteniendo la parte inferior de la tripa para que no toque el piso.
  3. Mover la mano hacia abajo desde la parte superior y presionando hacia afuera el agua y cualquier suciedad restante de las paredes internas del intestino.
  4. Repetir el lavado hasta que el agua que este corriendo por la parte inferior salga absolutamente clara.
  5. Voltear el intestino hacia afuera tirando de la parte interna.
  6. Dirigir las manos por todo el intestino de adentro hasta afuera mientras corre el agua sobre él para eliminar cualquier residuo adicional de las paredes, así como cualquier mucosa.
  7. Luego, limpiar con limón por lo menos 5 veces más.
  8. Repetir el procedimiento del agua hasta que el intestino completo este limpio.
  9. Colocar la  tripa en un envase con agua y dos tazas de sal.
  10. Añadir la cebolla picada y revolver suavemente la mezcla para asegurar que se distribuya uniformemente. Permite que se asienten durante la noche en el refrigerador.
  11. Al día siguiente secar la tripa y picar finamente todos los aliños para el sofrito.
  12. A la sangre se le añade sal para evitar que se formen grumos, así como un toque de papelón que le da un ligero dulzor a la preparación.
  13. Incorporar los aliños finamente picados a la sangre con el azúcar.
  14. Rellenar los intestinos con esta mezcla y reservar

Curiosidades:

  1. La sangre para la morcila es recogida al momento del sacrificio del animal.
  2. En algunos casos se echa arroz cocido para amalgamar la consistencia del relleno de la tripa.

¡Valora esta receta!

(3 votos, promedio: 3,67 de 5)
Cargando...